El 206 aniversario de la Revolución de Mayo fue recibido la medianoche del martes 24 con una platea colmada junto a las estrofas del Himno Nacional Argentino, en lo que fue la Velada de Gala patriótica y también el marco para la celebración del 19° aniversario del Complejo Cultural Guido Miranda.

Encabezados por el gobernador de la provincia Domingo Peppo y el intendente de Resistencia Jorge Capitanich junto a funcionarios de sus respectivos gabinetes de gobierno, autoridades de diversas esferas del orden provincial y público en general se entonaron en los primeros minutos del 25 de Mayo las estrofas del Himno Nacional Argentino. Participaron también de la Velada el presidente del Instituto de Cultura, Héctor Bernabé y la directora de la institución, la actriz y dramaturga Gladys Gómez.

El brillante saxofonista Jorge Retamoza fue el invitado especial de la Orquesta Sinfónica. En el ingreso a la sala se entregó escarapelas al público asistente a la velada. De esta manera la velada estuvo a cargo de la Orquesta Sinfónica en una función que comenzó minutos después de las 22.30.

El elenco estable, bajo la Dirección del Maestro Víctor González presentó un programa especial de Música Argentina contando en esta oportunidad con la participación del Maestro Jorge Retamoza en Saxo Baritono, Saxo Tenor y Saxo Alto quien interpretó obras de Astor Piazzola, Alberto Ginastera, Anibal Troilo y composiciones propias.

Completaron el programa obras de Carlos Guastavino, Luis Gianneo, Gardel y Le Pera y Eduardo Falú.

El teatro

El Complejo Cultural “Guido Miranda” está ubicado en la calle Colón 164, de la ciudad de Resistencia y ocupa el edificio del viejo cine-teatro SEP que fue construido en 1934 por el arquitecto italiano Pedro Fiaccadori y administrado por empresas privadas hasta el cierre en 1994.

Este Complejo Cultural debe su nombre en honor y homenaje al escritor Guido Arnoldo Miranda.

El edificio de 1934, que arquitectónicamente sigue el estilo Art–Decó, al momento de su adquisición por parte del Estado Provincial Chaqueño, estaba en notorio estado de abandono y de falta de mantenimiento edilicio y de las instalaciones en general; dicha situación se modificó en noventa días para la reapertura el 24 de mayo de 1997.

Gracias a los trabajos de refuncionalización edilicia, se conserva la arquitectura original del edificio tal como fue diseñado. Se aprovechan mejor los espacios existentes, creando varios ámbitos para la realización de diversas actividades.

La elaboración de la propuesta de revaloración de la imagen ‘Guido 2000’, sigue los conceptos del Art deco, enfatizando su volumetría escalonada a través de la fibra óptica que además del color en la iluminación incorpora un leve movimiento a la fachada.